Saltar al contenido

Savasana: Cómo fortalecerse sin hacer nada durante 5 minutos al día

posición savasana

¿No crees que haciendo savasana mejorarás tu escalada y cambiarás tu vida con solo 5 minutos al día? Pruébalo durante un mes y hablemos.

Solo hay dos formas de fortalecerse: entrenar y descansar.

Teniendo fácil acceso a gimnasios, riscos y rocas, es fácil entrenar pero también es fácil sobreentrenar. Te emocionas, no descansas lo suficiente y te lastimas.

No importa cuánto escales, parece que no puedes mejorar. O tienes una herida molesta, o no puedes concentrarte y fallas en el beta, o simplemente estás asustado.

Si es este eres tú, es posible que no necesites cambiar lo que estás haciendo. Podría ser que necesites dejar de hacer y aprender a descansar y recuperarte.

El ejercicio que describiré a continuación se llama savasana, la postura del cadáver.

Si practicas esta postura durante 5 minutos todos los días durante algunas semanas, verás cambios en tu escalada:

aumentarás tu recuperación entre sesiones de entrenamiento y lo harás de manera más eficiente sobre la marcha.

También te ayudará a desconectar tu mente ocupada y a concentrarte y tal vez, incluso, recibir una fortuna de una tía perdida en Nigeria.

¿No crees que este ejercicio de descanso mejorará tu escalada y cambiará tu vida con solo 5 minutos al día? Pruébalo durante un mes y contáctame.

Si no funciona, dirige todas las quejas a:

Lord Patanjali, 108 Moksha Ave. Swarga Loka, Paradise 81623.

Pero funcionará. A continuación los motivos.

Beneficios de savasana

Los estudios científicos sobre los efectos de savasana (y otras meditaciones similares) han demostrado que la práctica regular calma la mente, alivia el estrés, cura la depresión leve, relaja el cuerpo, reduce la aparición de dolores de cabeza, alivia la fatiga, cura el insomnio, reduce la presión arterial, aumenta tu sistema inmunológico, regula tus glándulas suprarrenales, mejora la coordinación, el tiempo de reacción, la memoria e incluso los puntajes de coeficiente intelectual (IQ), y reduce la frecuencia respiratoria y cardíaca.

Millones de personas en todo el mundo han estado haciendo savasana durante miles de años solo porque se siente muy bien.

La evidencia anecdótica de su eficacia es abrumadora.

Para los escaladores, los beneficios físicos y mentales del descanso y la meditación concentrados deberían ser obvios.

Así es como lo haces:

-Saca tu teléfono inteligente y haz una grabación de ti mismo leyendo la secuencia a continuación.

-Configura tu temporizador para 5 minutos.

-Acuéstate boca arriba, presiona «play» y cierra los ojos.

-Levántate y patea traseros.

(También está bien practicar sentado «savasana». Hazlo ahora mismo mientras lees esto).

Secuencia de savasana

Relaja tus pies y manos. Suelta y deja ir cualquier tensión en tus brazos y piernas. deja que los brazos y piernas estén pesados.

Relaja tus caderas. Libera cualquier sujeción y tensión en los músculos que se encuentran paralelos a la columna. Relaja el vientre.

Deja que los órganos internos se vuelvan líquidos y se acumulen en el abdomen.

Deja que el pecho se ensanche y relaja el órgano físico del corazón.

Relaja la garganta y todos los órganos del habla: la mandíbula, los labios, la lengua, incluso los dientes y las encías.

Relaja la nuca y el cuero cabelludo a lo largo de la coronilla de la cabeza y por los lados del cráneo.

Deja que la piel de la frente caiga hacia el mentón y permite que la parte frontal del cerebro se relaje.

Con el cuerpo asentado, pesado y completamente relajado, también descansa la mente.

Tómate un descanso del recordar, planificar, soñar. Descansa la mente en el momento presente.

Beta

  • Sigue las instrucciones: no te limites a escuchar tu voz leyendo las palabras. Trata de hacer lo que te estás diciendo a ti mismo que hagas (y no te obsesiones con el hecho de que algunas de las cosas que te estás preguntando son imposibles). ¿realmente puedes relajar el cuero cabelludo por los lados del cráneo o descansar el músculo cardíaco? No lo creo. Pero tratar de seguir estas instrucciones facilitará cambios en tus sistemas autónomos que resultarán en una relajación más profunda.
  • Postura: Comienza sentándote en el suelo con las piernas dobladas. inclínate hacia atrás sobre los codos y rueda hacia abajo. Extiende tus piernas una a la vez. Deja que tus pies caigan hacia los lados. Los pies deber quedar más anchos que el ancho de las caderas. Deja que tus brazos descansen en el piso ligeramente inclinados hacia afuera del cuerpo. Las manos descansan con la palma hacia arriba.
  • Para salir: Rueda hacia tu lado derecho. Descansa con la cabeza en el suelo durante un par de respiraciones. Abre tus ojos. Muévete hacia una posición sentada. Deja que la cabeza cuelgue hacia adelante. Con una inhalación, levanta la cabeza y agradece a Dios, o no.
  • Mente: Para muchas personas es extraño acostarse y permanecer así, incluso durante 5 minutos. Nuestras mentes están tan sobre-estimuladas y ocupadas y estresadas que se rebelan para desconectarse. Es posible que se sienta ansioso al principio de la savasana. Pero después de algunas sesiones te acostumbrarás. Nota: Tu mente se desviará inevitablemente de la práctica del descanso profundo y te encontrarás pensando en el trabajo, el sexo, la comida, la escalada. No necesariamente en ese orden. El principal desafío de savasana es darse cuenta de qué estás pensando. De hecho, es algo muy bueno si te das cuenta de que tu mente se ha distraído porque la mayoría de la gente se queda ahí durante 5 minutos y solo sueña despierta. Soñar despierto no es savasana y no te ayudará a escalar. Entonces, cuando notes que estás pensando, simplemente vuelve a dejarte llevar, a dejarte caer, a relajarte, una y otra vez. No te juzgues por pensar. Darte cuenta y regresar a savasana es en realidad el tofu y las papas de la práctica. Cuando creas que te has rendido por completo y estás descansando tan profundamente como puedas, profundiza. No dejes de soltarte hasta convertirte en una hoja seca que descansa sobre la superficie de un sendero.
  • Llévalo a la roca: La práctica regular de savasana te ayudará a desarrollar la capacidad de notar y soltar inmediatamente la tensión. Cualquier descanso, incluso un batido o una exhalación, puede ser savasana.

Insomnio / Dolor de Cabeza / Fatiga

Si en ocasiones deseas profundizar tu experiencia de savasana, intenta utilizar estos accesorios. Esta configuración también se recomienda para tratar el insomnio, el dolor de cabeza y la fatiga profunda.

  • Eleva la cabeza: dobla una manta para que obtengas dos pulgadas de grosor. Descansa la cabeza sobre la manta doblada. Asegúrate de que la cabeza y el cuello estén completamente apoyados sobre la manta . Un borde de la manta debe extenderse hasta los hombros (pero no debajo de los hombros).
  • Cubre los ojos: toma un vendaje ACE y envuelve los ojos. La siguiente mejor opción es usar una almohada para los ojos.
  • Mantente caliente: la temperatura de tu cuerpo bajará en savasana. Si no estás bien vestido, no podrás soltarte y relajarte por completo. Prepárate poniéndote una chaqueta o incluso cubriendo tus piernas y torso con una manta o un saco de dormir.
  • Practica durante más tiempo: haz savasana durante 10 minutos y duplica la eficacia. Cuanto más tiempo, mejor, pero recuerda, no estás haciendo savasana si estás roncando. Sin embargo, es posible que estés tomando una buena siesta y eso no tiene nada de malo.

El estrés debilitante está desenfrenado en el acelerado mundo de hoy.

Savasana no es una cura milagrosa, pero puede ayudar a revitalizar el sistema nervioso y mejorar tu capacidad para lidiar con los muchos desafíos y factores estresantes de la vida, además de mejorar tu escalada.